Cuba rumbo al desarrollo, con o sin petróleo


Por Erasmo Calzadilla

Corre septiembre y son varias las noticias que circulan relacionadas con la energía y Cuba. Lástima que todas sean tan engañosas o superficiales.

En primer lugar tenemos la decepción de Motembo. El supuesto mega-descubrimiento de crudo ligero en la región central iba a ser la salvación del país pero resultó ser paja mediática. Sirvió, al menos, para que los cubanos redescubriéramos a ese pueblito villaclareño cuyo nombre indígena significa Tierra de Fuego. Los nativos usaban el aceite de roca de manera respetuosa y moderada, dejando mucho a la posteridad; no era una mercancía a explotar. En lugar de petróleo, de Motembo deberíamos sacar una preciosa enseñanza.

En segundo puesto tenemos un reportaje de la BBC sobre el desplome de la producción petrolífera en Venezuela. La multinacional mediática hace un gesto como de hurgar en las raíces profundas del problema y miren lo que encuentra: “En la raíz del problema de la industria petrolera está la profunda y generalizada crisis que padece el país [y] la caída pronunciada en los precios internacionales del petróleo. La oposición argumenta que la mala administración de los recursos por el gobierno ha empeorado la situación”.
¡Fantástico! Ahora sabemos que entre las causas fundamentales del declive productivo no cuenta el agotamiento “natural” del recurso como resultado de una explotación irracional. Estoy tentado a extraer de esto una relación: más pesado es el petróleo que va quedando, más ligeros resultan los artículos sobre energía facturados por  la BBC.
Pero la noticia que más suena ahora es la del envío desde Argelia de unos 500 mil barriles de oro negro. El suministro venezolano cayó un 40% en el primer semestre de 2016 y hay que buscar un suplente a toda carrera, para no interrumpir los planes de desarrollo. Tan seria está la cosa con el combustible en América que hemos tenido que recurrir a un proveedor al otro lado del atlántico.
Pues ya que mencionamos Argelia aprovechemos para conocer la situación energética de ese país.
Según un artículo publicado por el Real Instituto Elcano: “…los ingresos netos de Argelia por la exportación de petróleo cayeron en 2014 unos 8.000 millones de dólares […] Semejante drenaje ha situado a la economía del país en una situación ya comprometida por los aumentos de gasto público llevados a cabo para apaciguar a la población e impedir réplicas de las revueltas padecidas en otros países árabes desde 2011. […] Argelia puede entrar en una espiral perversa que la retrotraiga a penurias económicas semejantes a las vividas en la segunda mitad de la década de 1980”.
Como el grueso de las naciones africanas, Argelia ya pasó el Pico del Petróleo (2007). Y como casi todos los países pobres, tampoco ha logrado diversificar su economía: el 40% del PIB, el 70% de los ingresos fiscales y el 97% de las exportaciones dependen de la venta de hidrocarburos. La caída “natural” de la producción petrolera desembocará más temprano que tarde en una crisis sistémica de impredecibles consecuencias, agravada por la mezcla fatal de terrorismo e intervención militar extranjera.
Si la tendencia actual continúa, a fines de la presente década Argelia no tendrá más crudo que exportar. Su situación social, económica y política se acercará peligrosamente a la de Siria y Yemen antes del estallido de sus respectivos conflictos.
Lo más “simpático” de esta historia es que el mundo entero camina hacia el mismo matadero; cuando Argelia no pueda suministrarnos más combustible será difícil conseguir un sustituto. Pero los economistas y políticos cubanos continúan apostando al crecimiento económico exponencial; si no es con petróleo, será quemando Bagazo, Marabú o lo que se ponga por delante. Es la más prioritaria tarea del Partido.

Nota: He mencionado dos veces la palabra “natural” para calificar el declive de petróleo. La empleo para distinguir el progresivo agotamiento del recurso -y caída de la Tasa de Retorno Energético- producto de su explotación continua, de otras causas más puntuales como una mala administración o la caída de los precios.

Cuba rumbo al desarrollo, con o sin petróleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s