René Urra, un cubano amante de la naturaleza


Por Ivett de las Mercedes

René Urra (78) se dedica, desde que se jubiló, a sembrar en el patio de su casa posturas de plantas ornamentales y cedros. Fue fundador del INRA (Instituto Nacional de Reforma Agraria), ahora Ministerio de la Agricultura. A pesar de no haber estudiado una carrera, ingenieros, técnicos y trabajadores agrícolas lo visitan en busca de asesoramiento.

Havana Times: Antes de jubilarse ¿dónde trabajaba?

René Urra: Era jefe de servicio de la Empresa de Semilla, en Candelaria. El delegado de la agricultura en aquel entonces me pidió que continuara trabajando. Me entregó una parcela en el hidropónico de Los Pinos. Allí se producían vegetales y hortalizas de rápido desarrollo y muy nutritivos: col, zanahoria, pimiento, tomate, pero todo se desaprovechaba por poca comercialización. Luego tuve que abandonar el hidropónico por una neumonía muy fuerte.

HT: ¿Desde cuándo se dedica a sembrar plantas ornamentales?

RU: Comencé en el año 2014. Quería hacer algo útil, emplear mi tiempo en lo que me gusta. Tengo un terreno muy pequeño y he utilizado hasta el costado de la casa. Cultivo plantas muy codiciadas en el sector del Turismo, familia de las palmeras, también se conocen por arecas; las hojas de la Livistona se utilizan para la cubierta de los techos de ranchones, esas palmeras son muy exóticas y sirven para la decoración de patios y áreas verdes.

Tengo un proyecto en noviembre con una cooperativa en la localidad de Aguacate, municipio de Artemisa, me van a dar una caballería de tierra para sembrar arroz, también me darán una finca,  debo sembrar matas de coco y palmas reales. Es una labor que haré con amor, adoro la tierra y todo lo que tiene que ver con la naturaleza.

HT: ¿Cómo consigue las bolsas de yogurt, de plástico negro y las semillas?

RU: Las bolsas de yogurt las buscaba en la escuela primaria, eran de la merienda escolar. El jefe de servicio de la agricultura me asignó 2000 bolsas de nailon negro a falta de las otras. Es fácil encontrar las semillas, sobre todo, en el parque, cuando germinan los traslado para la bolsa.

Tengo sembrado más de 600 cedros, de haberlos plantado en el campo hubiera sido beneficioso. Se me han secado muchos, tampoco los puedo dejar crecer, porque son árboles enormes. He contactado con la Empresa Forestal para sembrarlos en algún sitio, pero todo se ha quedado en palabras. Alimento la tierra con productos orgánicos como excrementos de gallinas, basura orgánica, humus, huesos de frutas, leguminosas que pongo a descomponer.

HT: ¿Conoce la permacultura?

RU: Claro, aunque se habla muy poco de ella y es muy importante para la salud del planeta. Yo soy técnico en sanidad ambiental y me ha sido muy útil conocer todo lo referente a ese tema. Se ahorra materiales como el agua y la energía, produce menos desechos, a su vez se conservan los recursos de la naturaleza y se aprovechan de manera natural. Me gustaría pertenecer a un proyecto y poner en práctica mis conocimientos, los resultados se ven rápido y se puede incluir a la comunidad, es difícil pensar en un mundo sano si los habitantes están sufriendo, la mayoría de las personas no saben lo que destruyen para sufragar sus necesidades.

HT: ¿Usted cree que todo lo que comemos, tanto vegetales como cárnicos, son buenos para la salud?

RU: No, no todo, imagínate. He tenido que requerir a muchas personas; hay productos como el Fitomax que solo se deben utilizar en las plantas y lo emplean para madurar frutas: plátanos, mangos, fruta bomba, y también lo usan como alimento para los cerdos junto con el pienso, engordan en tres días. En algunos organopónicos en vez de tierra se está usando arena, allí se siembra hortalizas todo el año, trabajan con productos químicos dañinos para la salud y todo eso se comercializa.

HT: ¿Qué siente cuando siembra una planta?

RU: Es lo más bello del mundo. Corto las hojas afectadas cuando cogen plagas, hablo con ellas, las riego y en la noche me siento en el sillón a observarlas. Cuando crecen tengo garantizadas las bolsas y dentro la tierra, esa bolsa no es contaminante, se incorpora a la tierra como elemento orgánico.

HT: ¿Qué hace en los ratos libres?

RU: Me gusta leer el periódico en las mañanas. A donde único voy es al parque a conversar con mis amigos, sobre todo, un profesor de Inglés, allí también hay sembradas arecas que nacieron en mi casa. Fui un buen amigo de Ángela Leiva, ya fallecida, quien fue la directora del Jardín Botánico Nacional, sentí mucho su muerte, ella era amante de las palmas, yo le regalé muchas.

HT: ¿Económicamente cómo se mantiene?

RU: Tengo una pensión mensual de 270 pesos y trato que me alcance. Vivo solo aquí, aunque mi exesposa y mi hijo me ayudan porque viven cerca. Ocasionalmente vendo alguna areca, pero es muy escasa la venta. Considero que la Revolución es maravillosa, me ha dado beneficios: mi hijo se graduó de ingeniero, he podido aprender de la agricultura gratuitamente, las personas me respetan. Si el Estado me aumenta la pensión sería bueno, pero lo mío sinceramente está en este espacio; dijo José Martí: “Esparcir amor por la belleza es mejorar hombres”.

Publicado en: http://www.havanatimes.org/sp/?p=119126

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s