Ya sé a quién pedir ayuda


Por Rogelio Manuel Díaz Moreno

Rogelio y RJ limpian el río Ariguanabo, celebrando e décimo aniversario de El Guardabosques

En una época cortejé a cierta mujer, maravillosa. Le enseñé, todo orgullo, un libro que me habían publicado.

–Es grandioso– me comentó. –Ya tenías un hijo y, ahora, un libro. Te falta solo sembrar el árbol.

–Aguarda ahí– me defendí. –Yo he sembrado montones de árboles. En la escuela primaria llevé montones de bolsitas de esas con semillas; en la secundaria; en el preuniversitario. Y fui a las escuelas al campo aquellas, y en el servicio militar, y donde quiera lo mandaban a uno a sembrar matas.

–Pero eso no cuenta– me replicó. –No lo hacías porque te naciera, porque brotara de tu conciencia o de una voluntad ecológicamente preocupada. Lo hacías porque te ordenaban.

Me quedé pensativo y le di la razón. Aunque hubiera sembrado mil árboles de la anterior manera, me faltaba verdaderamente quererlo, sentirlo. ¿Pero cómo proceder? En mi patio no cabe una mata más. ¿Llevo una postura a otro lado? ¿A dónde, de qué tipo, en qué época del año?

Hasta que me di cuenta. Cuando tengo una situación difícil, me enseñaron, aprovecha a tus buen@s amig@s. Pide ayuda.

Rogelio en Jornada de higienización del malecón habanero organizada por El Guardabosques

Je je, yo tengo unos amig@s magnífic@s. Enseguida me di cuenta de a quiénes acudir.

Y que me vengan a decir que una siembra así tampoco vale como conciencia ecológica, porque todo era para impresionar a una muchacha. Que ya verán lo que les responderé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s